el suave resoplido de un animal. Este soplo genera más vida a su paso, a través de la huella que deja en el viento, que transporta danzante una semilla que al posarse en la tierra germinará, uniéndose así al interminable ciclo de la naturaleza.

Hacernos conscientes de nuestra respiración implica darnos una pausa para reflexionar, admirar nuestra propia existencia; mirarnos y apreciar todas las bondades de nuestro entorno.

¡Te invitamos a hacer esta pausa, para que aprecies todo aquello que te rodea y que generosamente te sonríe!

It seems we can’t find what you’re looking for. Perhaps searching can help.